Tallis, Thomas

Organista y compositor

Inglés Renacimiento

Leicestershire, 1505? - †Greenwich, 23 de noviembre de 1585

No se sabe mucho sobre sus primeros años o sus estudios musicales.

Fue nombrado organista del Priorato Benedictino de Dover en 1532 y, posteriormente, en la iglesia de St. Mary-at-Hill, en Londres, en 1537.

Thomas Tallis

Al año siguiente (probablemente en el otoño de 1538) se trasladó a la Abadía de los Agustinos de Holy Cross en Waltham, donde residió hasta que la abadía fuera disuelta. Cuando ésta se desintegró en 1540 se dirigió, en calidad de clérigo laico, a la Catedral de Canterbury. Su nombre no aparece en los registros de la catedral después de 1542.

En 1543 Tallis prestó juramento como Gentleman de la Capilla Real, cargo que conservó bajo los reinados de Enrique VIII, Eduardo VI, María Tudor e Isabel I. Compuso y ejecutó obras para el rey Enrique VIII, período en el cual escribió música para la Iglesia Protestante.

Continuó siendo miembro de la casa real por el resto de su vida, casándose hacia 1552  con Joan, que le sobrevivió cuatro años y con la que aparentemente no tuvo hijos.

En 1572 William Byrd se unió a la Capilla Real y tres años después, en 1575, él y Tallis obtenían de la Reina Isabel I la patente para imprimir y publicar obras musicales. Ese mismo año trabajaron juntos en un volumen de “Cantiones, quae ab argumento sacrae vocantur” que, a pesar de todo, supuso un fracaso económico, por lo que los compositores se vieron obligados a solicitar de nuevo los favores de la reina.

La reina Mary le confirió el usufructo de una mansión señorial en Kent, la que le proveyó una entrada anual confortable. Más tarde en su vida, vivió en Greenwich, probablemente cerca del Palacio Real; una tradición local refiere que vivió en Stockwell Street. La patente no volvió a ser utilizada por Byrd hasta después de la muerte de Tallis, ocurrida en Greenwich el 23 de noviembre de 1585. Fue enterrado en el presbiterio de la parroquia de St Alfege's Church. Byrd escribió la elegía fúnebre “Ye Sacred Muses” en honor de Tallis.

Tallis escribió música sacra, tanto para la iglesia católica como para la anglicana, y, como organista que fue, llevó a cabo una importante labor en Inglaterra  en cuanto se refiere al repertorio para teclado. Ocupa un lugar preponderante en antologías de música religiosa inglesa, y es considerado como uno de los mejores.

Las obras más tempranas de Tallis que han llegado hasta nosotros son antífonas devocionales a la Virgen María, que fueron utilizadas fuera de la liturgia y que fueron cultivadas en Inglaterra hasta la caída del Cardenal Wolsey. Enrique VIII de Inglaterra rompió con el catolicismo romano en 1534, y el ascenso de Thomas Cranmer influenció de manera notable el estilo musical de la música que se escribía por entonces. Los textos quedaron confinados sobre todo al uso litúrgico. La escritura de Tallis y de sus contemporáneos se volvió más severa. La “Misa para cuatro voces” de Tallis está marcada por una tendencia a un estilo silábico con uso de acordes, y un uso menos frecuente del melisma.

La liturgia Reformada Anglicana fue inaugurada durante el corto reinado de Eduardo VI (1547-1553), y Tallis fue uno de los primeros compositores de música religiosa que escribió motetes con textos en inglés, pese a que el latín continuó siendo usado. La reina María Tudor, católica, se empeñó en deshacer las reformas religiosas de las décadas precedentes. Luego de su llegada al trono en 1553, el rito romano fue restaurado, y el estilo de los compositores volvió a la escritura elaborada que prevalecía a principios de siglo.

Dos de las obras mayores de Tallis, “Gaude gloriosa Dei Mater” y la Misa de Navidad “Puer natus est nobis” (1554) son consideradas como pertenecientes a este período. Siguiendo la práctica predominante de la época, estas piezas tenían como objetivo exaltar la imagen de la Reina, así como alabar a la Madre de Dios.

Elisabeth I sucedió a su hermanastra en 1558, y en el acta llamada en inglés Act of Settlement, publicada al año siguiente, abolió la liturgia romana y estableció con firmeza el uso del Libro de la Plegaria Común (Book of Common Prayer). Los compositores de la corte volvieron a componer aires en inglés, pese a que la práctica de escribir textos en latín continuó existiendo.

La corriente predominante en Inglaterra a principios del reino de Elisabeth I apuntaba al puritanismo, el cual desalentaba la polifonía litúrgica. Tallis escribió nueve salmos, cantos para cuatro voces para el arzobispo Matthew Parker, el “Salterio”, publicado en 1567. Uno de los nueve salmos, el "Third Mode Melody" inspiró en 1910 la composición de Ralph Vaughan Williams “Fantasia on a Theme of Thomas Tallis”.

Las obras más conocidas de Tallis del período isabelino incluyen las “Lamentaciones del profeta Jeremías”, destinadas para el servicio de Semana Santa, y el motete “Spem in alium” (1573), escrito para ocho coros a cinco voces.

Hacia el fin de su vida, Tallis resistió a la tentación de desarrollar una música como la de sus jóvenes contemporáneos, como William Byrd, quien adoptó un estilo complejo y utilizaba textos combinando citas dispares de la Biblia. Tallis fue considerado por igual por católicos, protestantes e incluso pragmáticos religiosos, como uno de los suyos.

"Obras corales litúrgicas"
LISTA DE OBRAS