Rore, Cipriano de

Maestro de capilla y compositor

Flamenco Renacimiento

Ronse, 1515 o 1516 - †Parma, Italia, 11 al 20 de septiembre de 1565

Poco se sabe de la vida temprana de Rore. Su probable año de nacimiento se deduce de su edad al morir (49 años) y su lugar de nacimiento probable era un pequeño pueblo  en Flandes, Ronse (Renaix), justo en el límite entre las áreas de habla francesa y holandesa.

Cipriano de Rore

Algunas versiones anteriores lo daban como nacido en Machelen, junto a Ghent. Reciente investigación ha establecido que sus padres eran Celestinus Rore (muerto antes de 1564) y Bárbara van Coppenolle, y que tenía por lo menos dos hermanos, Franciscus y Celestinus. La familia vivía en Ronse por lo menos desde 1400, y su escudo de armas aparece tanto en su fosa personal como en su lápida en la Catedral de Parma.

Se desconoce dónde obtuvo su entrenamiento musical. Basado en una frase sugestiva en un madrigal de 1559 dedicado a Margarita de Parma, la hija ilegítima del Emperador del Santo Imperio romano Carlos V, que implica una larga asociación con ella, él la puede haber acompañado cuando  fue a Nápoles en 1533, antes de casarse en la familia Medici. Margarita nació en un pueblo cercano al lugar de nacimiento de Rore.   Antes de a ese viaje especulativo, Rore puede haber tenido alguna  temprana instrucción musical en Amberes. Muchos cantantes dotados de los Países Bajos fueron a Italia como niños o adolescentes, a menudo cuando eran descubiertos visitando a la nobleza; tanto Lassus como Giaches de Wert viajaron al sur de Italia en circunstancias similares. Cuando Margarita se casó con  Alessandro de Medici en 1536, Rore puede haber ido por su cuenta; sin embargo, se cree que recibió parte de su educación musical en Italia durante su periodo al servicio de Margarita.

Aunque se ha sostenido durante mucho tiempo que estudió en Venecia con Adrian Willaert, y que era cantante en San Marcos, ninguna documentación específica de cualquiera de estos eventos se ha encontrado; algún material dedicatorio en sus publicaciones venecianas lo menciona como un "discípulo" o "seguidor", pero no específicamente como un estudiante. Sin embargo se conectó estrechamente con Willaert y sus socios durante su carrera y visitó por lo menos una vez Venecia antes de 1542.  A partir de este año, la documentación sobre el paradero de Rore se pone más clara. Una carta escrita el 3 de noviembre de 1542 indica que estaba en Brescia, donde se sabe que permaneció hasta el 16 de abril de 1545.  Fue durante este periodo que empezó a adquirir fama como compositor, publicando, con la ayuda del impresor veneciano Scotto, su primer libro de madrigales en 1542, así como dos libros de motetes en 1544 y 1545.  Las reimpresiones de estas obras dos años después por Scotto y por Gardane indican su alta consideración. Su dominio técnico, y su deuda estilística con Willaert y su círculo, hacen suponer una temprana conexión con Venecia.

Retrato de Cipriano de Rore por Hans Müelich - 1558

Rore fue luego a Ferrara, donde los registros de pago muestran que fue maestro di cappella a partir del 6 de mayo de 1546. Éste fue el comienzo de una extraordinariamente productiva parte de su vida; mientras en el servicio del Duque Ercole II d'Este escribió misas, motetes, chansons y por supuesto madrigales, muchos de los cuales eran locales, involucrando temas acerca de la propia corte. En 1556 el Duque Ercole otorgó un beneficio a Rore por su excepcional servicio. También durante los años de Ferrara, Rore empezó a cultivar sus relaciones con la corte de Albrecht V de Bavaria en Munich, enviándoles música, y produciendo 26 motetes en un manuscrito detalladamente ilustrado con miniaturas de Hans Müelich.  En 1558 solicitó a su patrón de Ferrara una licencia para volver a su patria a visitar a sus padres enfermos. Se detuvo en Munich en el camino, llegando a la ciudad el 1 de mayo, donde ayudó en la preparación del manuscrito de motetes, y posó para el retrato de Müelich. Un documento de septiembre de 1558 lo ubica en Flandes, donde estaba ayudando a su cuñada en los asuntos de la herencia luego de la muerte de su hermano Celestinus. En diciembre había vuelto a Ferrara.

En  julio de 1559 dejó de nuevo su puesto de Ferrara, posiblemente porque el nuevo Duque Alfonso II d'Este prefirió sobre el extranjero a Francesco Viola, miembro de una antigua familia de Ferrara.  Una vez más volvió a su patria; esta vez no volvería al servicio de Este.

La situación en su patria se había deteriorado debido a los  estragos de las Guerras de Independencia, y cuando llegó en el otoño de 1559, encontró que su casa natal en Ronse había sido destruida. Ese mismo año se dirigió a Bruselas para entrar al servicio de Margarita de Parma, Gobernadora de los Países Bajos. Incapaz de recobrar su empleo en Ferrara, volvió a entrar al servicio de la Casa de Farnese, y después de una estancia en Amberes, volvió de nuevo a Italia, esta vez a Parma trabajando para Octaviano Farnesio, esposo de Margarita, en 1560. Desgraciadamente Parma no era un centro intelectual y cultural al nivel de Ferrara o Venecia, y la abandonó en 1563, tomando brevemente el prestigioso cargo de maestro di cappella de San Marcos  a la muerte de su mentor Adrian Willaert. Sin embargo mantuvo este puesto sólo hasta 1564 y volvió a Parma; dio como razón para partir de Venecia el desorden en la capilla y un sueldo insuficiente.

Murió el año siguiente, de causas desconocidas, a la edad de sólo 49 años y fue enterrado en la catedral de esa ciudad. Lodovico Rore, su sobrino, erigió su lápida, indicando en el epitafio que su nombre no sería olvidado, ni siquiera en el futuro lejano.  

Rore fue uno de los compositores más influyentes a mediados del siglo XVI, principalmente por medio de la diseminación de sus madrigales. Su libro de 1542 fue un evento extraordinario, reconocido como tal en la época: estableció cinco voces como norma, en lugar de cuatro, y unió la textura polifónica del motete neerlandés con la forma secular italiana, produciendo una gravedad de tono que llegaría a ser una de las tendencias predominantes en la composición de madrigales incluso hasta el siglo XVIII.  Todas las líneas de desarrollo del madrigal en el siglo XVII pueden remontarse a ideas vistas primero en Rore; según Alfred Einstein, su único verdadero sucesor espiritual fue Claudio Monteverdi, otro revolucionario.  En su música sacra, sin embargo, Rore parecía más atrasado, mostrando su conexión con sus raíces neerlandesas: sus misas, por ejemplo, tiene reminiscencias de las obras de Josquin Desprez.  

Rore escribió 107 madrigales que se atribuyen con certeza a él; 16 composiciones latinas seculares, similares en su forma a los madrigales; por lo menos siete chansons; 53 motetes de los que 51 sobreviven; una Pasión según San Juan; cinco partituras de misa; algunos Magnificats; y un manojo de otras obras.

No sólo fue el representante central de la generación de compositores Franco-flamencos después de Josquin Desprez que fue a vivir y trabajar en Italia, sino uno de los compositores más prominentes de madrigales a mediados del siglo XVI. Su estilo experimental, cromático y muy expresivo tuvo una decisiva influencia en el desarrollo subsiguiente de esa forma de música secular

"Passio Domine Nostri Jesu Christi secundum Johannem"
LISTA DE OBRAS