Brumel, Antoine

Compositor

Francés Renacimiento

Brunelles, 1460? - †Faenza o Mantua, Italia, 1521?

Poco se conoce sobre su temprana vida.

Edición de una obra de Antoine Brumel

Probablemente nació al oeste de Chartres, quizás en la ciudad de Brunelles, cerca de Nogent-le-Rotrou, haciéndolo uno de los primeros compositores de la escuela franco-flamenca que eran en realidad franceses.

Alumno de Josquin Desprez, cantó en Notre-Dame de Chartres desde el 9 de agosto de 1483 hasta 1486, y posteriormente sostuvo cargos en San Pedro en Ginebra (hasta 1492) y Laon (alrededor de 1497) antes de hacerse director del coro de niños en Notre-Dame de París de 1498 a 1500, y maestro de coro de Alfonso I d'Este en Ferrara desde 1506, al sustituir al famoso compositor Jacob Obrecht que había muerto allí a causa de la plaga el año anterior.

La capilla allí fue disuelta en 1510, después de lo cual evidentemente se quedó en Italia; varios documentos lo conectan con iglesias en Faenza y Mantua, donde probablemente murió en 1512 o un poco después. Se sabe que escribió al menos una obra después de su despido de Ferrara (“Missa de Beata virgine”), y puede haber estado vivo en 1513 desde el momento en que hay una mención en un tratado de Vincenzo Galilei, que dice que Brumel era uno de un grupo de compositores que se encontraron con el Papa Leo X aquel año; sin embargo, puesto que Vincenzo escribía más de una generación más tarde y hacía un informe de segunda mano, y ninguna otra evidencia de corroboración ha sido encontrada, esta referencia no se considera ser segura. Por otra parte, Heinrich Glareanus, escribiendo más tarde sobre Brumel, indica que él vivió "hasta una vejez madura ", siendo entonces posible que viviera más largo tiempo, pero los registros no han sobrevivido. Hay quienes suponen que murió en 1521, idea que, de acuerdo a lo aseverado por Glareanus, nosotros compartimos.

Un Jachet Brumel era organista en la corte de Ferrara en 1543, y se supone que podría ser hijo de Antoine.

Brumel estaba en el centro de los cambios que ocurrían en la música europea alrededor de 1500, en los cuales el anterior estilo de partes de voz sumamente diferenciadas, compuestas una tras otra, fue dando paso a partes iguales tranquilas, fluyendo suavemente, en forma simultánea. Estos cambios pueden ser vistos en su música, con algunos de sus trabajos más tempranos conforme al estilo antiguo, y sus composiciones posteriores mostrando la fluidez polifónica que se hizo norma estilística de la generación de Josquin.

Brumel es mejor conocido por sus misas, la más famosa de las cuales es la “Missa Et ecce terrae motus”, a doce voces. Las técnicas de composición variaron a lo largo de toda su vida: a veces usaba la técnica de cantus firmus, ya arcaica hacia fines del siglo XV, y también la técnica de paráfrasis, en la que el material de la fuente aparece elaborado, en voces diferentes a la del tenor, a menudo en imitación. Usó la imitación apareada, como Josquin, pero a menudo de una manera más libre que el compositor más famoso. Una técnica relativamente insólita que usó en una misa sin título, fue utilizar material de diferente fuente para cada una de las secciones (los títulos de las misas son tomados de la composición preexistente usada como su base: por lo general un plainchant, motete o chanson: de ahí que la misa no tiene título). Brumel escribió una “Missa l'homme armé”, tal como hicieron tantos otros compositores del Renacimiento: De manera apropiada,  compuso la misa como un cantus firmus, con la canción popular en largas notas en el tenor, para hacerla más fácil de escuchar.

Todas sus misas, a excepción de la inusual “Missa Et ecce terrae motus” a doce voces, son para cuatro voces. Durante el siglo XVI la más famosa de las misas de Brumel era su “Missa de Beata virgine”, una misa de paráfrasis utilizando elaboraciones de varias melodías plainchant. Según Heinrich Glarean, escribiendo en 1547, esta fue escrita en competencia con Josquin, quien simultáneamente escribió su propio “Missa de Beata Virgine”, y los dos trabajos son similares en estilo.

Brumel también escribió numerosos motetes, chansons, y alguna música instrumental. Su estilo en estos también se desarrolló a lo largo de su vida, con sus trabajos más tempranos mostrando las líneas irregulares y la complejidad rítmica de la generación de Ockeghem, mientras en los posteriores usó la polifonía plana imitativa del estilo Josquin así como las texturas homofónicas de los compositores italianos de canciones populares (por ejemplo Tromboncino, que estaba en Ferrara al mismo tiempo que Brumel). Un rasgo peculiar del estilo de Brumel es que a veces usa la declamación silábica muy rápida en la escritura de los acordes, anticipándose a la manera madrigalista de fines del siglo XVI. Esto aparece a veces en la sección del "Credo" de sus misas, que tiene el texto más largo.

La “Missa pro defunctis” para cuatro voces, de Brumel, un trabajo tardío, es notable por ser el primer Réquiem que incluye una versión polifónica del Dies Irae. Además, este es uno de los Requiems más antiguos que sobrevive: sólo el de Ockeghem es más antiguo.

Fue uno de los primeros renombrados miembros franceses de la escuela Franco-Flamenca del Renacimiento, y, después de Josquin Desprez, uno de los compositores más influyentes de su generación. Durante su vida, Ottaviano Petrucci publicó un libro de sus misas, y numerosos otros compositores escribieron piezas conmemorándolo  después de su muerte.

Motete "Domine Jesu Christe" a 4 voces
LISTA DE OBRAS