Alfonso X "El Sabio"

Rey de España y Compositor

Español Edad Media

Toledo, 23 de noviembre de 1221 - †Sevilla, 4 de abril de 1284

Hijo de Fernando III el Santo y de Beatriz de Suabia, A la muerte de su padre en 1252 asumió el trono de Castilla y León y reanudó la ofensiva contra los musulmanes, ocupando las fortalezas de Jerez (1253) y Cádiz (c. 1262). En 1264 tuvo que hacer frente a una importante revuelta de los mudéjares asentados en el valle del Guadalquivir. La tarea más ambiciosa del rey fue su aspiración al Sacro Imperio Romano Germánico, proyecto al que dedicó más de la mitad de su reinado.

Alfonso X

Fracasó en esta pugna a pesar del mucho esfuerzo y dinero que le dedicó, frente a la oposición del Papa y de los propios castellanos, quienes no le consideraban apto para tan alto cargo.

La última familia que había ostentado la titularidad del Imperio eran los Staufen, de la que descendía por línea materna Alfonso X. Junto al rey sabio apareció otro candidato al Sacro Imperio, el inglés Ricardo de Cornualles. En 1257 los siete grandes electores del emperador no unificaron su decisión y durante varios años el Imperio estuvo vacante, ya que ninguno de los dos candidatos consiguió imponerse. Finalmente, en septiembre de 1272 Rodolfo de Habsburgo fue elegido emperador y en mayo de 1275 Alfonso X renunció definitivamente al Imperio ante el papa Gregorio X.

Alfonso X continuó, sin demasiado éxito, la lucha contra el Islam. Impulsor de la Reconquista, amplió los territorios castellanos con la toma a los musulmanes de varias plazas de importancia, entre ellas Murcia, Alicante, Sevilla y Cádiz, pero tuvo que renunciar al Algarve y a sus aspiraciones sobre Navarra. En 1260 conquista e incendia Rabat.
Hubo de hacer frente a diversas rebeliones internas entre las que destacan la de los mudéjares en 1264 y la debida al problema sucesorio en los últimos años de su reinado. El monarca, casado desde 1249 con Violante, hija de Jaime I de Aragón, tuvo diez hijos legítimos, pero el primogénito y heredero al trono, don Fernando de la Cerda, murió en 1275. Los últimos años de su reinado fueron especialmente sombríos. Desde 1272 un sector de la alta nobleza se enfrentó al monarca.

Alfonso X "El Sabio"

El rey trató de defender los derechos sucesorios de su nieto, el primogénito de don Fernando, pero don Sancho, hijo segundo del rey y hermano de Don Fernando, reclamó la sucesión para él recibiendo muchas adhesiones a su causa. El rey conservó sólo la fidelidad de Murcia y Sevilla, ciudad donde vivió los últimos meses de su vida bastante aislado y secundado sólo por un reducido número de sus antiguos colaboradores.

Durante su reinado impulsó la economía destacando entre otras medidas la institucionalización de la Mesta en 1273. También fomentó la repoblación de tierras conquistadas a los musulmanes (Reino de Murcia, Baja Andalucía) y la unificación legislativa (con el Fuero Real y las Siete Partidas). En el terreno económico Alfonso X facilitó el comercio interior en su reino con la concesión de ferias a numerosas villas y ciudades. El rey estableció un sistema fiscal y aduanero avanzado que potenció los ingresos de la Hacienda regia. La más conocida disposición del rey sabio en asuntos económicos fue el reconocimiento jurídico del Honrado Concejo de la Mesta, institución aglutinadora de los intereses de la ganadería trashumante del reino.

Una de las facetas más importantes de su reinado fue su labor legisladora, indisolublemente ligada a la introducción en Castilla y León del Derecho Romano. Bajo su impulso se organizó un formidable corpus de textos jurídicos, tanto doctrinales como normativos. Sus obras más significativas en este terreno fueron el Fuero Real, el Espéculo y las Siete Partidas.

Las grandes realizaciones del monarca en el campo de la cultura le merecieron con justicia el apelativo de 'Sabio'. La nota más singular de su empresa cultural fue su vinculación simultánea a Oriente y Occidente. Con él se desarrolló en la Corona de Castilla una cultura de síntesis, en la que entraban ingredientes tanto cristianos como musulmanes y judíos. La fecundidad de la colaboración entre intelectuales de las tres culturas tiene su máxima expresión en la Escuela de Traductores de Toledo, que aglutinó a un grupo de estudiosos cristianos, judíos y musulmanes que desarrollaron una importante labor científica al rescatar textos de la antigüedad y verterlos a las lenguas occidentales, poniendo así los pilares del renacimiento científico en la Europa medieval. Alfonso X realizó también la primera reforma (normalización) ortográfica del castellano, idioma que adoptó como oficial del reino en detrimento del latín.

Fue  excelente poeta en gallego-portugués. De su extensa obra jurídica, científica, histórica y literaria, destacan el Fuero real de Castilla, las Siete partidas, entre sus obras jurídicas; las Tablas Alfonsíes entre las astronómicas, que sirvieron de base a Copérnico para probar que la Tierra no ocupaba una posición central en el Universo. Entre las de carácter histórico, la Estoria de España (llamada Primera Crónica General en la edición de Menéndez Pidal) y la Grande e General Estoria o General Estoria, acerca de la historia universal,    redactadas en lengua romance como prueba del importante apoyo del monarca al idioma castellano.

En el campo de la poesía y de la música Alfonso X nos ha transmitido un espléndido repertorio de Cantigas, siendo las más conocidas las de carácter religioso o de Santa María,  obra lírica  escrita en gallego-portugués, lengua común a gran parte de la lírica iberica del siglo XIII.. El monarca castellano-leonés potenció notablemente los estudios musicales y en el terreno propiamente recreativo destaca la obra que salió de los talleres alfonsinos llamadas Libros de axedrez, dados e tablas. El Lapidario, es una obra sobre las propiedades minerales y el Libro de los juegos, es una obra sobre temas lúdicos, deporte de la nobleza en aquel tiempo. Por lo que se refiere a la arquitectura, la obra más importante llevada a cabo durante su reinado fue la catedral de León.

A pesar de haber decretado el desheredamiento de don Sancho el 8 de noviembre de 1282, este fue entronizado tras la muerte de su padre imponiéndose a su sobrino, el legítimo heredero.

Cantiga 181 de Santa María "Pero que seia a gente"