Alamire, Petrus

Copista, instrumentista, ingeniero, diplomático y compositor

Alemán Renacimiento

Nuremberg, Baviera, 1470 - †Mechelen, Flandes, 26 de junio de 1536.

Nació en una familia de comerciantes en Nuremberg, Baviera, Sacro Imperio Romano, pero viajó a las Diecisiete Provincias a temprana edad. Alamire no era su verdadero nombre, sino una referencia musical, "A" (primer grado musical) más los nombres de las notas "la", "mi" y "re".

Edición de obras de Alamire

Muy probablemente su nombre real era Petrus Imhoff, Imhove o Van den Hove, aunque sus antecedentes familiares sean escasos.

Fue uno de los escribanos de música más expertos de su tiempo, y muchos trabajos ahora famosos de compositores franco-flamencos deben su supervivencia a sus renombradas e iluminadas copias manuscritas; además fue espía para el tribunal de Enrique VIII de Inglaterra.

A fines de los años 1490 comenzó a recibir encargos para trabajar en los Países Bajos, por ejemplo en Hertogenbosch y Antwerp, donde su impresionante habilidad en la copia musical y en la ilustración inmediatamente fue valorada. Este era el período en que la explosión de la creatividad musical en los Países Bajos estaba en su más alto nivel; aquella región producía a más compositores que todo el resto de Europa junta, y estos compositores emigraban a otras áreas, sobre todo a las cortes reales y aristocráticas que tenían los medios para emplearlos. Hacia 1503 Alamire ya había creado una edición de música para Felipe I de Castilla, y hacia 1509 era empleado del Archiduque Carlos, poco después Carlos V, Emperador del Santo Imperio. Sus manuscritos se hicieron sumamente valiosos como regalos, dado la gran estimación por la música que la mayor parte de la nobleza europea sentía, y muchos de ellos se compraron para la próxima entronización del Emperador.

Alamire viajó desde Antwerp a Mechelen varias veces entre 1505 y 1516. Aunque viajara con frecuencia, Mechelen debía transformarse en su residencia permanente después de 1516. Entre 1515 y 1518, bajo el disfraz de comerciante de manuscritos, capellán, cantante e instrumentista, viajó entre Londres y el continente, como espía para Enrique VIII contra el pretendiente al trono inglés, Richard de la Pole, que principalmente residió en Metz. Le ayudó en esta empresa un tocador flamenco de sacabuche, Hans Nagel. En junio de 1516, fue al Reino de Inglaterra por indicación  del rey y de Thomas Cardinal Wolsey, llevando con él manuscritos de música e instrumentos. Enrique VIII y Wolsey desconfiaban de él, sin embargo, y en verdad pronto supieron que trabajaba como contra espía para el propio de la Pole; Alamire, valorando su cabeza, sabiamente nunca volvió a Inglaterra después de este descubrimiento. No es sorprendente, por lo tanto, que pocos compositores ingleses estén representados en sus manuscritos.

Durante los años 1520 Alamire fue diplomático y cortesano además de continuar con su actividad como ilustrador de música y copista. Transcribió cartas de muchos de los principales humanistas de su tiempo. Erasmo lo describió como "no falto de ingenio", y el frecuente comentario insolente de Alamire sobre cantantes  e instrumentistas contemporáneos es causa de esto; muchas de sus cartas sobreviven, y ellas están llenas de epigramas e insultos inteligentes.

La música no era su única habilidad; recibió un pago generoso de parte del Rey Christian III de Dinamarca para instruirlo en "el arte de la  extracción" (a no ser que fuera una metáfora por el espionaje; pero no se conocen más detalles de esta comisión). En 1534 Alamire recibió una generosa pensión de María de Austria, para quien había escrito numerosos manuscritos a principios de los años 1530, y desaparece de los registros cortesanos después de aquel tiempo.

La mayor parte de los trabajos de primera línea de los compositores  franco-flamencos están representados en los manuscritos de Alamire, incluyendo a Johannes Ockeghem, Josquin Desprez, Pierre Moulu, Heinrich Isaac, Adrián Willaert y Pierre de la Rue; en verdad de la Rue, el compositor favorito de Margarita de Austria, tiene con mucho la mayor parte de obras que cualquier otro compositor, y casi su producción entera se conserva en la colección de manuscritos de Alamire.

No se conoce el origen de toda la música que transcribió, y Alamire probablemente la había recogido en sus viajes antes de llegar a los Países Bajos. Existen alrededor de 850 trabajos en 48 libros de coro. La música hasta es descubierta en encuadernaciones, obviamente incorrectamente copiada y usada por esta razón.

Los manuscritos copiados por Alamire pueden encontrarse en muchas bibliotecas europeas, incluyendo la biblioteca de la corte de Habsburgo en Viena, en Londres (el manuscrito de Enrique VIII), el Vaticano (un manuscrito para el Papa Leo X), Bruselas, Munich y Jena, que tiene los libros de la corte de Federico III, Elector de Sajonia.

Aun cuando hay quienes sostienen que “Sería engañoso describir a Petrus Alamire como compositor…, y que es sumamente dudoso que él alguna vez contribuyó personalmente con un trabajo a los libros ilustrados que preparó.”, un trabajo puede atribuírsele con certeza; un trozo instrumental de cuatro partes "Tandernaken op den Rijn”; sin embargo su habilidad evidente como compositor sugiere que muchos de los trabajos anónimos de ese tiempo puedan ser suyos.

"Su